Logo-TennisLife

Naomi Osaka (9) venció a la bielorrusa Victoria Azarenka (27) por 1-6/6-3/6-3 en 1 hora y 53 minutos de encarnizada batalla.

La japonesa, de 22 años, se ha hecho con el tercer Grand Slam de su carrera: US Open 2018, Australian Open 2019 y US Open 2020. En las tres finales en que ha participado, se ha mantenido invicta. Este es el segundo US Open que obtiene en su corta carrera, sin dudas oiremos más de esta joven campeona en los próximos años.

Ambas contrincantes han mantenido una gran intensidad en lo que duró la final. En el primer set, Azarenka inició con un temprano quiebre. Continuó quebrando los saques de la nipona, defendiendo los potentes golpes que le llegaban de otro lado de la red, y no dudando en atacar cuando veía la oportunidad. Su superioridad tenística se ha reflejado en el marcador: 6-1.

El inicio del segundo set tuvo a una Azarenka decidida a ir por todo, logrando el quiebre en el segundo game, preparándose para sacar y quedar 3-0. Todos sus tiros entraban, y la japonesa parecía no tener respuesta a su electrizante juego. Sin embargo, la campeona ajustó más sus golpes y no dejó escapar la oportunidad de quebrar y ponerse 1-2. Tomó ventaja de los errores de su rival y su confianza aumentó considerablemente. Quedando dos iguales, Vika ganó su servicio en 40-15, y fue el último que obtuvo en todo el set. Osaka se llevó los próximos 4 games, quedándose con el segundo parcial: 6-3.

En el tercer y último set, la campeona se impuso dentro de la pista, manejando los puntos y definiendo con gran coraje. Logró quebrar el saque de la bielorrusa en el cuarto game. Cuando los nervios de la japonesa parecía que comenzaban a aflorar en el quinto juego, teniendo Azarenka tres break points, la japonesa controló sus emociones y revirtió la situación, defendiendo su servicio. Vika luchó hasta el final en su juego de saque, el sexto del set, en la que Naomi tuvo tres puntos para el quiebre. Su talante le permitió seguir y quebrar el game de su rival, sacando 3-4, con posibilidades de presionar y quebrar en el siguiente juego. Ahí fue cuando Osaka apretó el acelerador y lanzó potentes tiros a diestra y siniestra, quebrando y sacando 5-3 para el partido.

Un breve estallido de emoción contenida emergió de la campeona, quien prontamente se dirigió a la red para saludar cordialmente a su rival, chocando raquetas.

A lo largo del torneo se la ha advertido su evolución tanto mental como física, desplegando un juego brillante en cada uno de sus partidos. Nuevamente lo ha demostrado en esta final, derrotando a una rival muy difícil como lo es Victoria Azarenka, quien venía de superar a Serena Williams (9) en un gran encuentro.

"Creo que mi mentalidad es muy diferente esta vez. He aprendido mucho durante los momentos buenos y los momentos malos, ni siquiera hablando de las finales, simplemente de torneos normales", destacó al acceder a la final. Algo a rescatar es el apoyo de la japonesa hacia el movimiento “Black Lives Matter”, que lucha contra el racismo, denunciándolo mediante el uso de barbijos con los nombres de las víctimas afroamericanas.

Con esta victoria, la campeona escalará desde el noveno hasta el tercer puesto del ranking WTA.

En esta edición número 140 del US Open, Naomi Osaka dejó atrás a las rivales Misaki Doi (81), Camila Giorgi (74), Marta Kostyuk (137), Anett Kontaveit (21), Shelby Rogers (93), Jennifer Brady (41), y a Victoria Azarenka (27).

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni