Logo-TennisLife

La final masculina del Australian Open 2020 ramificaciones en dos carreras ATP de larga duración, una que involucra al “Big 3” y la otra a la llamada “Next Gen".

La primera, por supuesto, es la carrera que se lleva a cabo entre Novak Djokovic, Roger Federer y Rafael Nadal para ver quién terminará con los títulos más importantes. Si Djokovic gana, tendrá 17 títulos Grand Slam, dos detrás de Nadal y tres detrás de Federer. Si pierde, probablemente sentirá que desperdició una oportunidad de oro. Djokovic no solamente ganó las siete finales anteriores en Melbourne, sino que Dominic Thiem nunca jugó una y todavía está buscando su primera victoria en Grand Slam.

La segunda carrera es la que actualmente corren Thiem y sus compañeros herederos, aparentemente, para ver quién será el primero en arrebatarle un ‘major’ a los tres gigantes. Alexander Zverev, Stefanos Tsitsipas, Daniil Medvedev: todos han hecho incursiones en los últimos dos años, pero todos se han quedado cortos cuando más ha importado. Thiem también lo ha hecho. Ha perdido las dos últimas finales en Roland Garros ante Nadal.

Si eso no parece ser un buen augurio para Thiem, hay que añadir el hecho de que el austríaco llega a la final tras librar dos intensas batallas ante sus últimos dos rivales, Nadal y Zverev. Djokovic, mientras tanto, llega a la gran cita con dos días de descanso, y no ha perdido un set desde su primer partido hace 12 días.

¿Thiem tiene alguna posibilidad? Su reciente estado de forma y su récord reciente contra Djokovic dicen que sí. Djokovic lidera su frente a frente 6-4, pero Thiem ganó sus dos últimos encuentros. El primero de ellos llegó en medio de una tormenta de viento en Roland Garros del año pasado. El segundo llegó en las Finales ATP del año pasado. Esa fue la primera vez en cuatro intentos que Thiem había derrotado a Djokovic en una superficie que no era arcilla.

Esa victoria fue uno de los muchos pequeños pasos que Thiem, de 26 años, ha tomado para llegar a este momento. Tomó otro en los cuartos de final cuando venció a Nadal en un Grand Slam por primera vez. ¿Tiene algún otro argumento? Sí. Dominic Thiem está golpeando la pelota lo suficientemente bien como para ganar. Está buscando su golpe de derecha más que nunca, y lo está disparando para lograr puntos ganadores cuando tiene una oportunidad. Es un tipo de disparo innovador, de factor X, y uno contra el que incluso Djokovic tendrá dificultades para defenderse.

"Es increíble, dos veces en las finales de Roland Garros, dos veces frente a Rafa", dijo el austríaco. "Ahora frente a Novak aquí, él es el rey de Australia, así que siempre me enfrento a los reyes de los Grand Slam en estas finales".

"Intentaré todo lo que pueda para ganar ... si salgo de la cancha como un perdedor en dos días, tengo que ser paciente, confiar en el proceso".

Thiem, en otras palabras, puede sentirse satisfecho con la derrota. Djokovic no puede. Eso podría hacer toda la diferencia.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni