Logo-TennisLife

La edición 133 de Wimbledon que comienza este lunes presentará un torneo que contará con un incremento de un 11,8 por ciento en su bolsa de premios y la inauguración, si se requiere, del techo retráctil de la Pista Uno.

Los jugadores se repartirán este año hasta 38 millones de libras esterlinas (44 millones de euros). Así, los campeones del torneo masculino y femenino en categoría individual recibirán 2,35 millones de libras (2,73 millones de euros) cada uno, en lugar de los 2,25 del año pasado.

También se ha aumentado el premio que se llevan los jugadores que disputan la ronda previa del torneo más de un 10 por ciento, en tanto que los dobles recibirán un 14,2 por ciento más, los dobles mixtos un 6,2 por ciento más y los torneos en silla de ruedas un 47 por ciento más.

Además, este año el tercer Grand Slam de la temporada será algo más madrugador. Si la Central y la Uno siguen con su inicio de jornada a las 13.00 horas, el resto arrancará a las 11:00 hora local, lo que supone un adelanto de media hora.

El torneo de este año se disputará en 18 pistas, con una capacidad total de 42.000 espectadores, con la novedad de que la pista uno, la segunda en importancia de los campeonatos, dispondrá de techo retráctil, como ya lo tiene la central, la denominada "Catedral", con capacidad para 15.000 espectadores.

Esta innovación supone un "seguro de vida" para el torneo, y sobre todo para los aficionados. En la historia de Wimbledon, la lluvia ha obligado a continuos cambios de planificación e incluso a suspender jornadas completas.

El tradicional "Middle Sunday" o domingo de en medio, que sirve de descanso a jugadores, organización, vecinos e incluso de respiro a las maltrechas pistas, se ha visto alterado en cuatro ocasiones, la más reciente en 2016.

En ellas, el tenis volvió a disputarse en ese día de relax tradicional, algo que puede haberse subsanado ahora con el techo retráctil instalado en la Pista 1, que cuenta además con una capacidad para 12.345 espectadores.

En esta edición se incorpora también el desempate en el quinto set, eso sí, a partir del 12-12.

Esta nueva regla se utiliza de manera diferente en cada uno de los denominados "Grand Slam".

En el Abierto de Australia, hay "súper desempate" si se llega al 6-6 del último set. En Roland Garros se sigue con la normativa de toda la vida y hay que ganar con un margen de dos juegos.

En Wimbledon, después de la última semifinal entre Kevin Anderson y John Isner, de seis horas y 36 minutos, y que obligó a Rafael Nadal y Novak Djokovic a medirse luego bajo techo por falta de luz, se ha impuesto la coherencia, y así, habrá un desempate si se llega al 12-12.

En el US Open se mantiene el desempate de siempre, cuando se llega al 6-6 en el quinto set.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni