Logo-TennisLife

El mal que oscureció al tenis en 2017 parece que tendrá repetición en 2018. Rafa Nadal, número uno del mundo, acabó el año con molestias en la rodilla y se perderá el primer torneo del año en Brisbane, sin embargo, sus rivales directos no están mucho mejor.

El más preocupante es el caso de Novak Djokovic, que pese a no haber jugado en toda la segunda mitad de 2017 por molestias en el codo, parece no haberse recuperado del todo. El serbio tuvo que retirarse en Abu Dhabi sin llegar a jugar por unas nuevas molestias en la articulación que tenía dañada. De hecho dejó en el aire su participación en el Australian Open 2018.

"Tengo que aceptar mi situación y esperar a los resultados de la terapia para reaparecer. Esto puede afectar al principio planeado del calendario", ha señalado el ex número uno mundial tras retirarse de Abu Dhabi.

Andy Murray también dejó de jugar pronto en 2017 debido a las lesiones, pese a todo reapareció en una divertida exhibición con Roger Federer en noviembre. El tenista escocés jugará el primer torneo del curso, pero lo que se pudo ver en Abu Dhabi frente a Roberto Bautista no fue demasiado halagüeño.

Tampoco pinta bien el año para Kei Nishikori, un clásico de las enfermerías del circuito que acaba de anunciar que no jugará en Sydney por problemas en la muñeca que le vino dando problemas en 2017.

En definitiva, 2018 se vislumbra como un año diferente en el tenis mundial, aunque con los mismos problemas de siempre: las lesiones. Y por increíble que parezca, Roger Federer, el más veterano de todos, es el que más sano está.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni