Logo-TennisLife

La joven tenista Naomi Osaka y la veterana Victoria Azarenka disputarán la final del US Open al derrotar este jueves a las estadounidenses Jennifer Brady y Serena Williams, quien no podrá igualar en Nueva York el récord de 24 títulos de Grand Slam.

Siete años después de sus finales del US Open, Azarenka y Williams se volvieron a encontrar en la pista Arthur Ashe para otro memorable duelo, esta vez sin que la estadounidense tuviera el apoyo de la apasionada afición de Flushing Meadows.

La bielorrusa, que no había vuelto a una final desde aquellas derrotas ante Williams en 2012 y 2013, esta vez fue capaz de remontarle una set en contra y vencerla por 1-6, 6-3 y 6-3 en una hora y 55 minutos de batalla.

"¿Siete años? Bueno, siete es mi número favorito así que supongo que estaba destinado a ser así", dijo radiante la ex número uno mundial. "Estoy muy agradecida por esta oportunidad, por poder jugar ante esta campeona".

"Es obviamente decepcionante, pero al mismo tiempo hice lo que pude hoy", dijo una cansada Williams. "Siento que otras veces he estado cerca y podría haberlo hecho mejor y hoy sentí que di mucho".

Como se había propuesto tras tener que remontar en los partidos anteriores, Serena Williams arrancó con enorme fuerza la semifinal y se llevó con facilidad el primer set.

Pero Azarenka no se rindió y comenzó a romperle el servicio a su rival y lograr ventajas que iban poniéndole presión a la estadounidense, que aspiraba a alcanzar su undécima final en su feudo del US Open, donde ha conquistado seis títulos.

Decidida a que no se repitiera la historia, Azarenka apretó con su servicio y redujo drásticamente el número de errores no forzados, provocando puntos más largos que desgastaban a su rival, que este mes cumplirá 39 años.

"Empecé muy fuerte. Luego ella siguió luchando. Simplemente cambió y empezó a jugar cada vez mejor", dijo Serena. "Tal vez retiré demasiado el pie del acelerador en algún momento".

Al inicio del tercer set, la estadounidense tuvo que ser atendida por un problema en el pie izquierdo, aunque después aclaró que no tuvo impacto en el partido.

"No fue mucho (...) era mi (tendón de) Aquiles. Simplemente se estiró demasiado", describió Williams, que confirmó que viajará a París para disputar Roland Garros a partir del 21 de septiembre.

Con el servicio más rápido de la noche, a 175 km/h, Azarenka selló una victoria que ratifica su espectacular renacimiento deportivo a sus 31 años.

La bielorrusa atribuyó a la maternidad su nueva actitud que le está haciendo disfrutar por primera vez del tenis profesional.

"Espero poder inspirar a mujeres a ir tras sus sueños", afirmó. "Pero no te puedes identificar como solo una cosa. Ser madre es lo más importante para mí pero también soy una luchadora en la pista y voy a por mis propios sueños".

Con dos 'Majors' (Abierto de Australia 2012 y 2013) en su palmarés, Azarenka hizo un parón para dar a luz en 2016 y una disputa posterior por la custodia del pequeño Leo la mantuvo fuera del circuito más tiempo del que esperaba.

Desde que llegó a Nueva York, sin embargo, está intratable e invicta en 11 partidos entre el torneo Premier de Cincinnati y el US Open.

Azarenka y Osaka debieron enfrentarse a el 29 de agosto en la final del torneo de Cincinnati pero la japonesa se retiró antes por problemas físicos.

"Estoy segura de que esta vez podremos jugar y será una final increíble", dijo Azarenka. "Ella es una jugadora muy poderosa, una gran campeona. Ya ha ganado dos (Grand Slams). ¿No estamos las dos buscando el tercero? Será divertido".

Osaka lidera el frente a frente

El primer encuentro entre la bielorrusa y la japonesa se dio en la tercera ronda del Abierto de Australia del 2016. En aquel entonces, Azarenka se encontraba aún entre las primeras 15 tenistas del mundo y apabulló a una joven Osaka, que entró al cuadro principal proveniente de la 'qualy'. La victoria de Azarenka fue con un marcador de 6-1, 6-1. Dos años después, volverían a verse las caras en la primera ronda del BNL Internazionali d'Italia. Esta vez, Azarenka se encontraba en pleno regreso a las canchas luego de dar a luz y estar en una contenciosa lucha por la custodia de su hijo. No estaba en su mejor momento, pero ciertamente, Osaka ya no era la debutante de antes. Ya en ese momento, la japonesa ocupaba la vigésimo primera posición del ranking, y aunque la arcilla no ha sido su mejor superficie, superó de forma clara a la nacida en Minsk por 6-0 y 6-3.

El más reciente encuentro se dio el año pasado en la arcilla del Roland Garros, cuando Osaka ocupaba el No. 1 de del ranking, pero se encontraba inmersa en una depresión generada por el repentino éxito de su carrera. A pesar de estar susceptible mentalmente, superó a una aguerrida Azarenka, que ya daba muestras de estar reencontrando su juego. Fue un partido épico, que terminó a favor de Osaka 4-6, 7-5, 6-3.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni