Con las conquistas del Australian Open, Roland Garros y Wimbledon, Serena Williams nuevamente se mostró como la gran dominadora del circuito femenil durante la temporada 2015. Solamente Flavia Pennetta y Agnieszka Radwanska lograron interrumpir la temporada perfecta de Serena al conquistar el US Open y las Finales WTA de Singapur, respectivamente. Y es que en 2015, la menor de las Williams tenía dos únicos objetivos: igualar los 22 “majors” de Steffi Graf y la obtención del Grand Slam en año calendario, logro que sólo la alemana puede presumir con el agregado de una medalla de oro olímpica (1988).

Cuando todos esperaban ver a Serena Williams llevarse el Grand Slam, la número uno del mundo, llena de soberbia y no tanto de orgullo, cometió un error que le costó una de las derrotas más dolorosas de su carrera y la interrupción de su máximo sueño. En las semifinales del US Open, la italiana Roberta Vinci le arrebató la victoria a la estadunidense sobre la cancha del Estadio Arthur Ashe para silenciar a todo Nueva York. La veterana de 32 años, considerada el “caballo negro” de la competencia, venció a Serena por 2-6, 6-4 y 6-4 para lograr el triunfo de su vida y firmar una final completamente italiana ante Pennetta.

Detrás de la número uno, la mayoría de las jugadoras WTA se caracterizaron por la incosistencia. Petra Kvitova y Maria Sharapova tuvieron demasiadas lesiones; Simona Halep, a pesar de arrebatarle el segundo puesto a Sharapova, también tuvo problemas de salud; Agnieszka Radwanska, quien inició la temporada con Martina Navratilova como su coach, en realidad mejoró sus números y rendimiento cuando rompió relación con la ex número uno. Ana Ivanovic, Caroline Wozniacki y Angelique Kerber pocas veces mostraron un tenis sólido, llegando a perder incluso con tenistas por debajo de su ránking.

La española Garbiñe Muguruza, la checa Lucie Safarova y la norteamericana Madison Keys fueron de las tenistas más destacadas en el top 20. Muguruza obtuvo algunos de sus mejores resultados en torneos Grand Slam. Cayó derrotada en la cuarta ronda de Australia ante Serena Williams, perdió con Safarova en cuartos y alcanzó su primera final de Wimbledon. Pocos esperaban los resultados que la nacida en Caracas obtuvo en el All England Tennis Club, pero la tenista de 22 años rompió los pronósticos y se metió a la final para ser derrotada por Serena. Safarova tuvo un exitoso primer semestre. Ganó el prestigioso torneo de Doha y llegó a la final de Roland Garros. Madison Keys también tuvo buenas actuaciones en los Grand Slam del año. Perdió ante Serena Williams en las semifinales del Australian Open, y aunque la arcilla no es su mejor superficie, superó apenas dos rondas en el Abierto de Francia. En Wimbledon, la estadunidense mostró su mejor forma para llegar a cuartos y se instaló en la cuarta ronda del US Open, donde nuevamente fue superada por la número uno mundial.

¿Quiénes pueden sorprender en 2016?

Algunas nuevas promesas han comenzado a brillar y seguramente continuarán progresando en 2016. Una de ellas es la suiza de 18 años Belinda Bencic, cuyo potencial es supervisado por la veterena Martina Hingis. En 2016, Belinda registró inesperadas victorias, derrotando a Simona Halep, Serena Williams, Ana Ivanovic, Caroline Wozniacki, Agnieszka Radwanska y Garbiñe Muguruza. Por si fuera poco, confirmó su gran año con los títulos de Eatbourne y Toronto. En dichos torneos, la originaria de Flawil mostró, más allá de técnica, carácter para venir de atrás y doblegar a sus rivales. Con un juego difícil de clasificar como agresivo o defensivo, la promesa helvética cuenta con repertorio de tiros sólidos y facilidad para jugar en corto, lo cual obliga a sus oponentes a moverse frecuentemente entre la línea de base y la red. Con la confianza adquirida en 2015, Belinda Bencic será una de las jugadoras a seguir en las grandes competencias.

Ana Karolina Schmiedlova (21 años), de Eslovaquia, conquistó en 2015 dos títulos (Katowice, derrotando a Camila Giorgi, y Bucarest, venciendo a Sara Errani) y culminó la temporada irrumpiendo en el Top 30 al situarse en el puesto 26. Aunque su mejor actuación en Grand Slam ocurrió en el US Open (tercera ronda), la de Bratislava será otra tenista digna de observar.

La ucraniana Elina Svitolina es otra tenista cuyo objetivo será mejorar. Situada actualmente en la posición 19 gracias a su desempeño en Roland Garros y haber alcanzado los cuartos. Además, ganó el torneo de Marrakech, usando el ataque y un tenis variado en su juego. Sin tiros muy potentes, la campeona de Roland Garros Junior seguramente trabajará ese aspecto, lo cual le permitirá acercarse más a la élite de tenis.

El progreso de las representantes rusas deberá notarse también en 2016. Nombres como Margarita Gasparyan y Daria Kasatkina hicieron ruido en 2015 y son la gran apuesta del tenis ruso para el futuro. Daria Gavrilova, de 21 años y quien jugará ahora por Australia, es otra tenista que muy probablemente dé de qué hablar durante la nueva temporada.

2015 trajo alegría a los aficionados con memorables partidos, y es que, a diferencia de la Gira Mundial ATP, la correspondiente a la WTA es una de las competencias más impredecibles, pero a la vez, una de las más atractivas. La hoy ya inolvidable derrota de Serena Williams en Nueva York, más allá de demostrarnos que la número uno no es invencible, dio oportunidad para otras tenistas probaran la gloria al final y abrió las posibilidades para que veamos una competencia más abierta a partir de enero en el territorio australiano.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook