Logo-TennisLife

En enero pasado, Roger Federer y Rafael Nadal probaron una nueva versión de juego llamado Fast4. Ambos jugaron exhibiciones por separado en Australia bajo el nuevo formato, el cual no tiene “lets” (servicios que entran después de tocar la red cuentan) ni marcador de AD (en el “deuce”, el ganador del siguiente punto gana el juego). Los sets se juegan a cuatro juegos en lugar de seis (en el 3-3, un recortado “tiebreak” define al ganador) y los puntos son registrados como 1, 2, 3, 4 en vez de 15, 30 40 y “game” para que los no tan familiarizados con el tenis puedan seguir el desarrollo del juego.

“Es la versión corta del tenis, como Twenty20 del cricket o Sevens en rugby”, explica Craig Tiley, director general de Tennis Australia. “La gente quiere más puntos de presión en el tenis. No quieren que éstos se extiendan o duren tanto como lo hacen”.

Conforme las estrellas del tenis mundial se preparan en diferentes torneos antes de la cita neoyorquina del US Open, muchas de ellas están presionando para hacer cambios en el deporte. Sin lugar a dudas, el tenis se encuentra en una época dorada, ya que por un lado, Serena Williams busca conquistar su quinto Grand Slam consecutivo, mientras que en el lado de los hombres, los “Big 4” (Federer, Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray) aún luchan por los grandes títulos y se encargan de llenar estadios alrededor del mundo. Sin embargo, muchos están preocupados por el futuro. Dicen que el tenis toma mucho tiempo y lleva la paciencia de los fanáticos al límite.

“Vean los estadios”, señala Tiley. “Sólo después del ‘deuce’ la gente comienza a prestar atención. Tenemos muchos momentos de tiempo muerto”.

Chris Widmaier, vocero de la U.S. Tennis Association (propietaria del US Open), dijo en un comunicado que “un cambio de juego es un área que puede ser mejorada, y [estamos] explorando conceptos para atenderlo”. Widmaier dijo que de momento no se están buscando cambios inmediatos.

Además, en los deseos del US Open, se encuentra permitir a los aficionados tomar asiento en la parte baja del Arthur Ashe dondequiera que éstos deseen, en vez de esperar por moverse cada tercer juego.

“Si los jugadores acceden y esto se convierte una norma en el tenis, una de las primeras cosas que haremos será incluir servicio de comida y bebida”, añadió Widmaier.

Chris Kermode, presidente de ATP World Tour, está dispuesto a desaparecer los “lets” y reducir la duración de los calentamientos antes de los partidos. No obstante, enfatiza al decir que todo cambio necesita ser puesto a prueba en los niveles bajos o en eventos ajenos a la gira mundial y no en eventos establecidos.

“Hay que ser cuidadosos con todo esto”, dijo Kermode.

El tenis es un deporte con numerosos órganos de gobierno y atletas que no están sujetos a contratos o equipos. El llamado “deporte blanco” ha visto pocos cambios a lo largo de los años, pues además del “tiebreak”, la repetición instantánea para mostrar si la pelota toca o no la línea ha sido una gran ayuda para aclarar decisiones.

Pero el apetito por un cambio lentamente está aumentando. La World Team Tennis League de Billie Jean King, iniciada en 1974, se ha caracterizado por aportar mejoras como el “coaching” en cancha o la repetición instantánea. Este verano, la liga está utilizando un reloj de disparo para evitar que los jugadores retrasen su servicio entre los puntos. La International Premier Tennis League, liga de exhibición en Asia inaugurada el año pasado, también usa este reloj.

“Nuestro deporte tiene que hacer cambios para hacerlo más agradable al aficionado y más interesante para todos aquellos que no son fanáticos si es que quiere continuar creciendo”, explicó Ilana Kloss, directora de World Team Tennis.

Las recompensas y premios en tenis siguen incrementando en el tenis profesional: los campeones de singles de la próxima edición del US Open recibirán $3.3 millones de dólares cada uno, un récord. Pero King ha señalado que el deporte podría tener mayor éxito financiero si logra resolver las largas esperas de pie e incrementa la participación.

“Las raíces del tenis no están creciendo”, explica la leyenda del tenis femenino. “Esa es la dirección en la que vamos desde los años ochenta”.

Por otro lado, los jugadores consagrados generalmente evitan hablar sobre cambios. Cuestionados recientemente por la introducción de los relojes de disparo (“shot clocks”), la exclusión del AD en el marcador y la libertad de movimiento del público en los estadios, muchos tenistas rechazaron las ideas y se inclinaron por el formato tradicional.

“Creo que el tenis es muy exitoso y disfrutable tal como es”, indicó el canadiense Milos Raonic, ubicado en la décima posición del ránking mundial.

Jelena Jankovic, ex número 1 de la WTA, negó su aprobación a la exclusión del AD y a la libertad de los fanáticos durante los puntos. “Tenemos suficiente estrés en la cancha”, confesó la serbia.

Ni siquiera Tiley, de Tennis Australia, considera el formato de Fast4 como una necesidad para los grandes eventos del tenis. “Sólo digo que inventen algo y si esto comienza a generar interés, entonces podremos considerarlo”, señaló.

En el lado de los dobles, las estrellas de esta categoría creen que los jugadores de singles protestan mucho. Cuando los partidos de dobles omitieron el AD en el marcador, muchos objetaron. Tiempo después, muchos lo han aceptado.

“Si por mí fuera, cambiaría el tenis de forma inmediata y quitaría el AD en todos los niveles, tanto en singles como en dobles”, admite Daniel Nestor, tenista de 42 años especialista en dobles. “Cuando tienes el mismo ‘rally’ una y otra vez, 200 veces por partido, éste puede volverse un poco aburrido”.

Bob Bryan, integrante de la dupla número uno en dobles junto a su hermano Mike, aprueba la ausencia del AD en el marcador, los relojes de disparo y la libertad para los aficionados.

“Los jugadores se quejarán al principio, pero creo que podrán acostumbrarse”, reconoce el ganador de 107 títulos en la categoría.

Kermode, presidente de la ATP, tiene un gran experimento entre sus manos: el próximo año, la ATP invitará a los mejores ocho jugadores menores de 21 años a jugar un nuevo evento diseñado para mostrar a las figuras del futuro. Con diferentes reglas, éste ofrecerá bolsas en premios, pero no puntos para el ránking (la ciudad no ha sido anunciada).

“Podemos intentar toda la innovación que queramos en ese evento, eso es lo que me emociona”, reconoce Kermode. “Arrojemos todo lo que nos ocurra y veamos qué tal nos va”.

Fuente: http://www.wsj.com/articles/is-it-finally-time-to-tinker-with-tennis-1438102973

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni