La verdad sobre la salida de Jorge Lozano como capitán Copa Davis

De la misma forma como se acostumbra en esta gestión, la Federación Mexicana de Tenis, le dio las gracias al capitán Jorge Lozano, sin siquiera requerirlo, fue a través de un simple e-mail, con fecha 6 de agosto, donde “le reconoce su labor”.

Textualmente dice:

Estimado Jorge:

En representación de la Federación Mexicana de Tenis, A.C., y en lo personal te agradecemos el trabajo que haz realizado como capitán del Equipo Nacional de Copa Davis desde el 2008 hasta esta última competencia del 2014, celebrada en la ciudad de Puebla, Puebla.

Como tú tienes conocimiento de los problemas que surgieron en esta última serie de Copa Davis, se analizaron los mismos en una Junta de Consejo reciente y se determinó por el Consejo crear un Comité Copa Davis para que determine llevar un seguimiento a todos los aspectos y problemas que se están presentando.

LO QUE PASÓ

Hasta aquí la primera parte del documento textual, con todo y sus “horrores” de sintaxis y ortografía, ya dijimos previamente quien la dictó y revisó.

La salida de Jorge Lozano ya se venía cocinando, pero como mencionamos en informaciones anteriores, la serie Copa Davis que se disputó del 4 al 6 de abril en la ciudad de Puebla fue el detonante.

alt

Es de muchos sabido, pero si no, aquí se los comunicamos: Una noche antes de la serie contra Perú, los jugadores se reunieron con el capitán Jorge Lozano para expresarle que no jugarían al día siguiente sin un aumento en el premio económico por disputar el compromiso.

Todo esto derivó porque cierto “personaje” anduvo presumiendo que la FMT había conseguido una cantidad muy considerable de parte del Gobierno de Puebla (se habló de 3 millones de pesos) para la serie ante los peruanos.

Lo anterior llegó a oídos de los jugadores, que como siempre tenían su premio de 15,000 pesos por la serie más bono por partido ganado, pero ellos consideraron que con lo que recibiría la FMT por parte del Gobierno de Puebla, más lo que otorga la Federación Internacional de Tenis (ITF) por el compromiso de Grupo II, bien valía la pena que les dieran una mayor cantidad.

Jorge Lozano trató de mediar el camino en beneficio de ambas partes, pidió a los jugadores que reflexionaran, pero los integrantes del equipo mexicano exigieron hablar con el presidente del máximo organismo del deporte blanco en México, Gastón Villegas, quien como acostumbra no dio la cara, se negó a enfrentar el asunto, y en su lugar prefirió enviar ¿a quién creen?... sí, al incondicional, Fernando Segal.

El enviado acudió ipso facto a la cita y trató de negociar con los tenistas, pero con tan mala retórica y pocos argumentos que terminó no sólo cediendo, sino dando más de lo que los jugadores pedían en principio (se dice que recibieron algo así como 100,000 pesos cada uno).

LAS CULPAS

Al no saber negociar y dejar la causa perdida, la mira se puso en Jorge Lozano dejándolo como el villano de la película. Fue entonces que vino la “maravillosa idea” de crear un Comité Copa Davis –¿a nadie se le había ocurrido antes?-, con el fin de oficializar lo inevitable. ¿Quién creen que tomó la decisión?... sí, sí, acertaron. Pero, del tan sonado Comité Copa Davis nos ocuparemos en otra ocasión.

En fin, la sentencia de Lozano estaba firmada… ¿de quién es la culpa?

¿Acaso es de los jugadores que siempre se sienten menospreciados a la hora de cobrar porque la paga no es, digamos equitativa, y en esta ocasión vieron la oportunidad como ha pasado en muchas otras series a lo largo de la historia?

¿Acaso es del capitán Jorge Lozano cuya única responsabilidad fue tratar de mediar en un conflicto extra cancha, cuando debía preocuparse sólo por tener claro quiénes serían titulares en cada partido?

¿Acaso fue culpa del tan sonado “personaje” que se ocupa más por estar en la vitrina y ocupar todas las posiciones y puestos posibles en el tenis de México que trabajar ya n o digamos en serio, sino simplemente trabajar?

¿Acaso de la FMT que tiene años y años prometiendo que va a reglamentar la Copa Davis, para que sea obligatorio representar a México y que el propio Gastón Villegas se comprometió a hacerlo, ante los medios de comunicación, después de la serie contra Ecuador en el 2011?

¿Acaso es de todos los mexicanos que amamos al tenis, pero que pesar de todo lo que pasa nos mantenemos en silencio?

No señores, no estamos de acuerdo con la actitud de nuestros jugadores y menos con ese tipo de presión al cuarto para las doce, pero tampoco lo estamos con la FMT y esa actitud troglodita que se escuda bajo el dedo beligerante de quien se siente dueño del tenis mexicano. Es hora de que nos ocupemos por rescatar a nuestro bello deporte…. ¿no lo creen?

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook