Logo-TennisLife

Los Juegos Olímpicos de Tokio se llevarán a cabo, pero es más probable que se realicen en 2021 y no dentro de cuatro meses, como estaba planeado.

Esto quedó claro el domingo después de que el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que estaba considerando posponer la justa deportiva mundial. Delegaciones olímpicas importantes como Canadá y Australia agregaron presión al indicar que no participarían en los Juegos de Tokio si se realizan este año.

El COI tendrá hasta cuatro semanas para decidir si pospone los Juegos en medio de crecientes críticas por la manera en que hace frente a la pandemia del coronavirus y el domingo se sumó un llamado del líder de la federación de atletismo, el deporte más importante en la justa mundial.

El presidente del COI, Thomas Bach, envió una carta a los deportistas en la cual explica la decisión y el motivo por el que tomaría tanto tiempo tomarla, al tiempo que reconoció que ese largo periodo de cuatro semanas podría no ser del agrado de todos.

“Comprendo que esta situación sin precedentes no responde muchas de sus preguntas”, escribió. “También sé que este enfoque racional quizá no se ajuste a las emociones por las que muchos de ustedes están pasando”.

El COI planea reunirse con las autoridades de Japón, funcionarios del deporte internacional, medios con derechos de transmisión y patrocinadores para abordar la planeación de un escenario para los Juegos Olímpicos, previstos para realizarse del 24 de julio al 9 de agosto, indicó el COI. La cancelación de los Juegos no está bajo consideración.

Poco después de la declaración de Bach, el Comité Olímpico Canadiense anunció que no enviaría una delegación de deportistas a los Juegos a menos que éstos sean pospuestos un año. Australia también expresó que recomendará a sus deportistas olímpicos prepararse para competir en 2021.

John Coates es el presidente del Comité Olímpico de Australia y el miembro del COI que encabeza la misión de inspectores para Tokio.

Además, el presidente de World Athletics - órgano rector del atletismo a nivel mundial_, Sebastian Coe, mandó una misiva a Bach en la que señaló que realizar los Juegos Olímpicos en julio “no es ni factible ni deseable”. Coe subrayó varios motivos, incluyendo la imparcialidad competitiva, la probabilidad de que los deportistas entrenen de más ante un calendario de competencia reducido y la incertidumbre causada por las órdenes de muchos gobiernos de cerrar gimnasios y otras instalaciones para ejercitarse.

“Nadie desea que los Juegos Olímpicos sean pospuestos, pero... no podemos llevar a cabo el evento a toda costa, seguramente no a costa de la seguridad de los deportistas”, sostuvo. “Una decisión respecto a los Juegos Olímpicos podría resultar muy obvia en poco tiempo”.

En todo el mundo, más de 316,000 personas se han infectado y casi 13,600 han muerto, según un conteo de la Universidad John Hopkins.

La mayoría de los infectados sufren síntomas de leves a moderados, como fiebre y tos, y se recuperan en cuestión de semanas, pero el virus es altamente contagioso puede propagarse a través de personas que no muestren síntomas. Además, puede derivar en enfermedades graves, como neumonía, especialmente en adultos mayores o pacientes con enfermedades previas. La gran mayoría se recupera.

Los comités olímpicos nacionales de Alemania, Brasil y Eslovenia también abogaron por un aplazamiento hasta 2021. Y el comité olímpico de Noruega señaló que no quiere mandar una delegación a Tokio hasta que la pandemia global esté controlada.

Líderes políticos en Japón se apegaron de inmediato al amanecer el lunes con el pronunciamiento de Bach, que fue anunciado a las 3 de la madrugada de Tokio y con casi todo el mundo durmiendo.

El primer ministro japonés Shinzo Abe dijo que posponer los Juegos de Tokio sería inevitable en caso de que el evento no pueda realizarse por completo debido al impacto del coronavirus.

“Si resulta difícil celebrarlo al completo, la decisión de aplazarlo sería inevitable”, dijo Abe.

Abe habló durante una sesión del parlamento japonés sobre el plan del COI de evaluar la situación en las próximas semanas y tomar una decisión, la cual podría incluir un aplazamiento. Sin embargo, el primer ministro descartó la posibilidad de cancelar los Juegos.

Abe añadió que confía que el COI tome una decisión pronto, y la gobernadora de Tokio Yuriko Koike reiteró lo mismo.

El COI lleva la manija en cuanto a un cambio de fecha, algo que está incluido en el Contrato de Ciudad Anfitriona de los Juegos que se firmó en 2013 entre el COI, el Comité Olímpico de Japón y la ciudad de Tokio.

Según cifras oficiales, Japón gastará 12.600 millones de dólares en la organización de los Juegos, pero una auditoría nacional estimó que el monto será el doble de ello. La factura seguramente será mayor con una posposición, saliendo en gran medida del tesoro nacional.

El COI tiene un fondo de reserva de casi 2,000 millones de dólares para protegerse, además de un seguro por posposición o cancelación.

Yoshiro Mori, el presidente del comité organizador, dijo que conversó con Bach por teleconferencia sobre un atraso y estuvo acompañado por el director ejecutivo Toshiro Muto.

“Siendo honestos, cuatro semanas es un periodo corto de tiempo para considerar todos los elementos necesarios”, dijo Mori en una rueda de prensa el lunes. “Se requiere de una enorme cantidad de tiempo y tendremos que apresurarnos con esto”.

A ambos se les preguntó sobre el costo adicional, y quién pagará. Los dos esquivaron dar una respuesta directa.

Mori dijo que se deberán hacer nuevos cálculos, y se tendrá que confirmar la disponibilidad de las instalaciones presumiblemente para el próximo verano en el hemisferio norte. También deberá tomarse una decisión sobre quién asumirá el costo del mantenimiento de las instalaciones en caso de una posposición.

“Respeto al señor Bach”, dijo Mori. “Confiamos en el señor Bach. Siempre he caminado de la mano. Considero al señor Bach como mi mejor amigo”.

Mori es un ex primer ministro. Tiene 82 años y está bajo tratamiento por un padecimiento que no ha sido divulgado. Se le preguntó si podrá tolerar más trabajo, y replicó diciendo que era una pregunta “insolente”.

“Me quedan dos años de vida”, replicó, esbozando una media sonrisa.

Procedente de Grecia, la llama olímpica llegó el viernes al norte de Japón, desde donde iniciará su marcha con relevo el jueves en la prefectura de Fukushima, devastada en 2011 por un terremoto, tsunami y derretimiento de tres reactores nucleares. Los organizadores dicen que el relevo sigue en pie, pero que podría cambiar los planes en cualquier momento.

El domingo, miles se consagraron en la ciudad norteña de Sendai para ver la llama, lo que provocó que los organizadores restringieran el acceso.

Hasta el domingo, Japón había confirmado 1,719 casos del virus, incluyendo 712 de un crucero, y un total de 43 decesos.

Si bien Japón ha logrado hasta ahora frenar la propagación de la enfermedad, los expertos aseguran que han detectado un creciente número de áreas urbanas con infecciones indetectables.

Jeff Kingston, experto en política japonesa en la Universidad de Temple en Tokio, dijo que la posposición será un mal menor para la mayoría de la gente.

“La gente lo espera y apoya la posposición, no será algo grande”, dijo Kingston. “La gente está más preocupada por las consecuencias económicas y sus empleos, y si los contagios se incrementan”.

Una encuesta reciente de la agencia noticiosa japonesa Kyodo indicó que el 69.9% no cree que los Juegos Olímpicos arrancarán en la fecha prevista.

El ex director de mercadeo del COI Michael Payne señaló que una demora podría favorecer tanto al COI como Japón.

“No habría mejor plataforma que unos Juegos Olímpicos cuando el mundo haya superado el virus”, dijo Payne a la agencia AP en una entrevista el domingo.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni