La primera edición de la Copa ATP traerá una importante serie de cambios que aspiran a mejorar el producto audiovisual que ofrece el tenis. El circuito profesional quiere que su nuevo torneo por países marque un punto de inflexión en la explotación comercial de sus retransmisiones, y el cambio de mayor calado será la introducción de una U televisiva en torno a la pista. “Mejorarán la experiencia en el estadio y proporcionarán una plataforma dinámica para entretenimiento, repeticiones, reseñas y estadísticas”, señala en un comunicado.

La aparición de pantallas LED alrededor de las pistas centrales de Brisbane, Perth y Sídney no es la única novedad. Por primera vez se permitirá la presencia del capitán de cada equipo y el entrenador individual de cada jugador en pista para dar consejos durante las pausas. Es un tipo de contenido que se ha probado exitoso, como demostraron las imágenes de Roger Federer y Rafa Nadal durante la última Laver Cup.

Este no es el único cambio, ya que todos los equipos tendrán acceso a un "strategy room", donde cada país podrá acceder a herramientas de análisis e informes de partidos. Además, los tradicionales banquillos a lado y lado de la silla del árbitro se cambiarán por dos corners a lado y lado de la pista, de manera que los jugadores estén más cerca de los aficionados y también tengan acceso en tiempo real a estadísticas e imágenes en directo.

En términos audiovisuales, el circuito también ha preparado un nuevo guión de producción, que combinará las retransmisiones en directo con la emisión de imágenes entre bastidores “para capturar las dinámicas de los equipos, asegurando contenido único en las redes sociales y transmitido durante todo el evento”, explican en un comunicado.

“La Copa ATP está programada para lanzar la temporada ATP 2020 de una manera importante y el evento jugará un papel pionero en la innovación en nuestro deporte”, ha asegurado el director del evento, Ross Hutchins. “Nos ha dado la oportunidad de dar una nueva mirada y poner a los jugadores y la innovación en primer lugar en múltiples aspectos del evento, incluyendo reglas, tecnología, acceso behind-the-scenes, producción de eventos y más”, ha añadido.

El evento, que se disputará del 3 al 12 de enero, enfrentará a 24 países y repartirá 15 millones de dólares en premios. Australia se ha adjudicado la sede el evento para los próximos años, para lo que invertirá 50,5 millones de dólares (44,3 millones de euros) en renovar el Sydney Olympic Park Tennis Centre, la instalación que albergará algunos de los partidos de la Copa del Mundo.

Este complejo será el que celebre las finales del torneo, que contará con más de 100 jugadores de 24 países, y que repartirá 15 millones de dólares (13,1 millones de euros) en premios y 750 puntos ATP. El objetivo es rivalizar con la nueva Copa Davis, en manos de Kosmos Tennis y de la Federación Internacional de Tenis (ITF).

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook