Logo-TennisLife

Caroline Wozniacki confiesa que “tiene semanas donde se siente como una mujer de 98 años de edad”. Pero a pesar de lo tierna que una mujer de 98 años puede ser, nadie puede decir sentirse y verse como Wozniacki.

Su comparación refiere a la capacidad que tiene de poder encontrar un balance entre la vida sobre la cancha y la externa a ésta, algo con lo que Eugenie Bouchard ha tenido problemas en los últimos años, pero en palabras de la canadiense, “todo está bajo control”.

No cabe duda de que el balance es algo difícil de sostener con todos los compromisos que un jugador tiene que cumplir, pero en realidad, la solución está en el simple hecho de hacer lo que uno quiere hacer. Y en ese aspecto, Wozniacki es el mejor ejemplo de ello.

“Creo que tengo la experiencia. He estado en el tour por tantos años que, por supuesto, sé lo que conlleva ser señalada semana tras semana”, confiesa la danesa.“Pero siendo honesta, puedo decir que amo lo que hago. Tomo las oportunidades que obtengo, porque nunca sabes cuánto más podrás jugar o cuántas más oportunidades recibirás”.

“Siempre regreso a la cancha de práctica. Esa es mi mayor prioridad, ser una mejor tenista y a partir de ese objetivo, trato de acomodar todo a mi alrededor. Sólo hago lo mío, y me encanta lo que hago”, agrega.

Wozniacki dice que el equilibrio nunca ha sido un problema porque el tenis es aún su mayor prioridad y mientras eso esté en su mente y lo sostenga, lo demás encajará en su lugar. Su objetivo principal es prepararse lo mejor que pueda y prepararse para cada torneo que dispute.

“Todo lo demás pasa a segundo término”, admite. “Así que, para mí, una vez que sé que ya hice todo lo que debía hacer en el entrenamiento, aún tengo horas libres en el día. A veces piensas: ‘Bueno, necesito descansar. Necesito relajarme y apagar las luces’”.

Sin embargo, hay semanas donde siente que debe descansar de todo. Las semanas donde se siente como una mujer de 98 años. Cuando eso ocurre, ‘Woz’ sólo come, duerme y golpea la pelota un par de horas.

Recientemente, Wozniacki apareció en la edición de trajes de baño de Sports Illustrated por tercer año consecutivo y en sus propias palabras, cada sesión ha sido una nueva experiencia. “La primera vez estaba muy nerviosa y fui muy tímida. La segunda, con el ‘body painting’, salí de la zona de confort, y en esta última, me sentí más relajada e incluso aprendí más sobre los ángulos corporales”, declara la número 14 del ranking mundial.

“Tengo todas las revistas, por supuesto. De alguna u otra forma, mantengo todo el material donde he aparecido”, señala Wozniacki. “Siempre recibo los archivos y publicaciones donde aparezco. No sé, a lo mejor algún día los enmarcaré y los pondré en algún lugar. Aunque también creo que sería algo extraño colgarse a uno mismo en las paredes”.

“Creo que es algo de lo que me sentiré muy orgullosa en los próximos años, cuando tenga familia e hijos y a lo mejor no esté ya en la mejor forma, podré decirles a mis niños: ‘Bueno, tu mamá solía verse así. Tu mamá era cool. Solía hacer cosas diferentes y no estaba sentada en casa’”.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni