Novak Djokovic podrá ser el primer deportista en la historia en conseguir 100 millones de dólares en premios, pero no por eso deja de ahorrar, e incluso robar. El vigente campeón de Wimbledon aseguró que le encantan las toallas del torneo, tanto que se lleva varias de estas en cada uno de sus partidos. Sin embargo, este acto le cuesta a la organización cerca de 170 mil dólares.

En una reciente entrevista, Novak Djokovic reveló cómo realiza la hazaña. “Traigo la mitad de una maleta, o quizás una entera, solo para llevarme toallas. Hay bastante demanda de las de Wimbledon cada año. Trato de jalarme una que otra durante los partidos usando de excusa que hace mucho calor y que estoy sudando”, dijo.

Dado que en el reglamento no se especifica que las toallas deben ser devueltas, la organización espera que los jugadores las devuelva. “Espero que me perdonen por llevarme una toalla extra, pero hace a mucha gente feliz”, se excusó Novak Djokovic.

Sin embargo, no es el único caso. Al igual que Novak Djokovic, otras estrellas también tienen un afán por las toallas de Wimbledon, con especial mención los juveniles.

“Los juniors han creído por muchos años que pueden competir a ver quién se lleva más toallas”, dijo al diario británico 'The Telegraph' Goerge Spring, jefe de las pistas del All England Club (donde se lleva a cabo Wimbledon) desde el 2000.

Según el All England, solo el 20% de las 6 mil toallas que se han usado hasta el momento han sido devueltas. Estas tienen un valor de 172 mil dólares. Y eso que aún no comienzan las semifinales.

Serena Williams es otra de las que ha confesado que es amante de las toallas de Wimbledon. “Ella es una leyenda. Ya se podría haber comprado una segunda casa”, dijo el encargado de acondicionar las canchas de la número 1 del ránking WTA.

Su hermana Venus no es ajena a ello y también reveló, en broma, que hay buen negocio con ellas. “Tengo muchas en casa, desde 1997. Tengo algunas toallas de hombres también, se pueden cambiar en el mercado negro de toallas”, señaló.

Pero, ¿por qué son tan valiosas? Las toallas de Wimbledon son hechas 100% de algodón, miden 70 x 133 centímetros y pesan 500 gramos. En la tienda oficial del torneo, frente al portón de la entrada 5 del All England, son el producto más vendido. Cada una cuesta 38 dólares.

Sin duda, una anécdota de la corta e inesperada actuación de Novak Djokovic en Wimbledon 2016. Como se recuerda, fue eliminado por Sam Querrey en tercera ronda.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook