Es cuestión de números, ni siquiera de estrategias, menos cuando estas son grotescas e ilegales y que no tienen el reconocimiento de la mayoría.

“Regularizar” a la ATEM (Asociación de Tenis del Estado de México) representa 6 votos para las elecciones en la FMT (Federación Mexicana de Tenis) que deberá llevarse a cabo en el primer cuatrimestre del 2020, por el contrario “inhabilitar” a la ATCDMX (Asociación de Tenis de la Ciudad de México) en otra Asamblea celebrada en lo “oscurito”, en septiembre pasado, representa 6 votos menos, en camino a la reelección.

Así resulta lógica aunque por demás triste y lamentable la actuación del actual presidente de la FMT, José Antonio Flores Fernández, quien primero suspendió en sus “derechos” como afiliado a la ATCDMX por “falta de pago de afiliaciones” y después de 4 años de ingobernabilidad pretende “habilitar” a la ATEM, aunque solo sean 3 clubes de Toluca los que votarían.

ATCDMX Y OTRAS

Recordemos que el 27 de junio, Flores Fernández, quien preside el llamado Consejo Directivo de la FMT decidió suspender como miembro activo de esa Federación a la ATCDMX “por falta de pago y cumplimiento de sus obligaciones, a pesar de los requerimientos de que ha sido objeto”, según se informó.

La realidad es que la ATCDMX tenía un adeudo –como la mayoría de las asociaciones del país- en el pago de cuotas-cancha, es decir número de afiliados por canchas existentes en la CDMX, que entonces giraba en alrededor de 300,000 pesos. De poco importó que se ventilará que hay más de una decena de clubes que han desaparecido en la capital del país y que esa Asociación ha venido pagando anualmente esa cuota leonina como si existieran todos los clubes, que por otra parte se tendría que demostrar que hay convalidación de los dos involucrados para que exista un adeudo legal, documento que nadie ha dado a conocer. En el mismo caso se colocó a Morelos, Quintana Roo, Chiapas y Baja California…. ¡Menuda diferencia por ejemplo con Campeche, haga la cuenta si son 10 afiliados por cancha y paga el monto de 100 afiliados al año… y ni así cumple!

Días después la ATCDMX convocó a una Asamblea Extraordinaria para decidir su futuro y donde fuimos testigos que en el momento más álgido llegó un “milagroso” mensaje al teléfono celular del representante del Club France, Laurent Houdebine, quien dijo que la FMT aceptaba “renegociar no condonar”. La Asamblea dio un giro y se decidió formar una Comisión Renegociadora que al final sirvió para nada porque la FMT ni siquiera les dio entrada a una renegociación.

El golpe final llegó el 4 de septiembre pasado, cuando Flores convocó a una Asamblea Extraordinaria donde solo invitó a sus amigos y como único punto de la Orden del Día estaba: “Ratificación o revocación de la suspensión de derechos impuestos a miembros activos”. Ahí se acordó “inhabilitar” a la ATCDMX y otras asociaciones y dejarlas sin torneos federados. Extraño pero cierto, ahora Flores se “brinca” la autonomía de las asociaciones y ofrece torneos a los clubes de los estados, como es el caso del Club de Raqueta El Yaqui, que en próximos días próximo celebra el Torneo Estatal, así lo hizo también en Chiapas, Quintana Roo y otros. Como decía Maquiavelo “Divide y vencerás”.

LA ATEM

La historia de la ATEM en los recientes cuatro años y medio ya la revelamos. Si alguien vio la telenovela “El Maleficio”, seguro concuerda que la de la ATEM es una historia más siniestra, tuvo más de 4 años de ingobernabilidad porque la FMT impidió que trabajara de manera oficial e hizo uso de todos los recursos legaloides para hacerla ilegitima. José Antonio Flores aprovechó el escaso oficio político de José María Galindo y el cansancio de Carmen Osnaya, los llevó a la pugna y al final los hizo a un lado.

Ahora aprovecha la coyuntura de las próximas elecciones en la FMT –donde aspira a la reelección- para “legalizar” a la ATEM en una “Asamblea Patito” donde solo votarán tres clubes de Toluca y quedarán sus amigos en el Consejo Directivo y aunque no se ha presentado ninguna planilla, los entendidos dan por descontado que su hermano Luis Flores será quien quede al frente, evidentemente si los casi 25 clubes del Valle de México lo permiten, porque es un claro atentado contra la libertad de elección, pues son los clubes en mayoría quienes deben elegir a sus dirigentes, de lo contrario el “dedazo” será quien gobierne al deporte.

Recordemos que Osnaya aún tiene juicio pendiente porque Flores y el Club La Asunción, donde se dice que éste es socio mayoritario, la demandaron porque “no entregó en tiempo y forma la convocatoria a Asamblea”, algo que demostró ante un juez con testigos –incluido Pedro López Sánchez, integrante de la llamada Comisión Reestructuradora-, según nos informó, sin embargo la actual ilegal convocatoria de la llamada Comisión Reestructuradora de la ATEM, no se entregó en los clubes, no fue publicada, no tiene fecha de registro y no cumple con el requisito de entregar con al menos 30 días de anticipación. No convoca a elecciones sino a la “Designación del nuevo Consejo Directivo”, todos los puntos son para que los clubes y tenistas los tomen en cuenta.

CUENTA REGRESIVA

Lo único cierto es que son 4 las asociaciones estatales que tienen 6 votos –las de mayor número- en caso de votaciones para una elección o reelección en la FMT: Nuevo León, Jalisco, ATCDMX y Estado de México. Así resultan lógicos todos estos movimientos, pero ¿qué piensan los tenistas y las asociaciones estatales de todo esto?

Lo más ilógico del asunto es que a la ATCDMX la “inhabilitan” por un adeudo del 2018 y a la ATEM la “habilitarán” aun cuando lleva más de 4 años sin pagar. Según Pedro López, Vicepresidente del Valle de México de la Comisión Reestructuradora en la ATEM habrá “borrón y cuenta nueva” que paguen sólo lo del 2019 y serán habilitados. ¿Y por qué no aplican la misma regla con los de la CDMX y otras asociaciones? Lo dicho, todo es a conveniencia.

Estamos en cuenta regresiva, ya entramos en el 2020 y nadie levanta la mano. El tenis no necesita redentores que digan: “Yo sólo vengo a hacer tenis… lo demás no me importa”, porque es justo ahí donde debemos preocuparnos. Los tenistas, padres de familia, ex tenistas, los actuales y los ex Copa Davis, todos aquellos que aportaron o aportan algo al tenis de México deben involucrarse para buscar mejoras en el deporte blanco nacional.

El tenis mexicano sigue esperando cambios de fondo, no estrategias de “políticos” que quieren mantenerse en el cargo sin importarles si afectan o no a los tenistas, pero son estos quienes deben exigirle a sus clubes y a sus asociaciones.

Las reglas del juego son así, 32 presidentes de Asociación votan por elegir a quienes gobiernan el tenis. Es hora de que cumplan con su obligación y compromiso con el tenis mexicano y no sirvan a intereses mezquinos.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook