La vida de una pelota de tenis

Todos sabemos que por un año de un humano son siete de perro. Entonces, ¿cuánto podemos esperar que viva una pelota de tenis?

Una pelota de tenis es concebida en una fábrica en algún lugar del mundo. Es colocada en un bote sellado al vacío con al menos dos o tres de su hermanos o hermanas, donde espera a ser mandada a una tienda, donde la colocan en un estante para que un cliente seleccione el bote perfecto para su partido de la próxima semana.

alt

Cuando llega el día del partido, el jugador entra a la cancha, saca de su maleta el bote nuevo de pelotas y le quita la tapa de plástico. Después jala el anillo de metal, y sigue el familiar “psssssst” cuando abres el bote y sigue el olor a pelotas nuevas.

Después, las tres pelotas comienzan sus múltiples viajes ida y vuelta sobre la red (y a veces directo a la red). Al final del partido, los jugadores estrechan sus manos y guardan las pelotas.

Lo que pasa después con las pelotas, depende del nivel de juego de los jugadores:

  • Un jugador principiante pondrá las pelotas de nuevo en el bote para poder usarlas en futuros partidos.
  • Un jugador intermedio tira el bote y coloca las pelotas en su maleta para usarlas en su siguiente partido o práctica.
  • Un jugador avanzado deja las pelotas en la cancha para algún profesor del club o las deja en las canastas para clases.

Una vez que las pelotas llegan a la canasta del profesor, serán golpeadas miles de veces por sus alumnos y perderán al menos del 25% al 50% de su presión y la mayoría de la felpa que cubre el centro de hule. Finalmente, las pelotas están cansadas de tanto uso.

Pero, ¿las pelotas están terminadas? Aún no; el profesor les puede dar una vida más extensa haciendo una de las siguientes cosas:

  • Poner las pelotas en una canasta para que los socios practiquen su servicio (no es muy recomendable, ya que las pelotas están muy gastadas, y será difícil saber que tan bien fue ejecutado el saque, como vuela por el aire y como bota una vez que pegue en la cancha).
  • Poner las pelotas en máquinas lanza pelotas para que los socios practiquen sus golpes (no una buena idea ya que tendrán botes inconsistentes en su práctica).
  • Donar las pelotas a un asilo para que las usen como gomas para los bastones y andaderas.
  • Donarlas a un fisioterapeuta que se las dará a sus pacientes para romper nudos o quitar costras de su cuerpo.
  • Donarlas a la gente que tenga perro o a un veterinario.
  • Donarlas a una primaria para ponerlas en la patas de las sillas, para que al moverlas, ruido.
  • También las pueden pintar o diseccionar para algún proyecto de creatividad.
  • Donarlas a un equipo de béisbol para el día del “derby de cuadrangulares”.
  • onarlas a un florista para que las use en arreglos florales.

Y seguramente hay otras opciones que extiendan la vida de una pelota más allá de los años perrunos.

El tiempo de vida de una pelota nueva de tenis en la canasta de un profesor es de tres a cuatro semanas. Con donaciones de pelotas por miembros del club, las bolas que utiliza un profesor tendrán un pequeño descanso y extenderán su vida en la cancha.

Haz a un profesor de tu club feliz, regalándole tres buenas pelotas al término de tu próximo partido. El pasara el favor a otros en la “cadena alimenticia” de una pelota de tenis.

Ken DeHart es un profesor certificado por la USTA, asesor Premier de personal de Wilson y es director de tenis del Raquet Club de San José.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook