Logo-TennisLife

Magnus Norman, entrenador de Stanislas Wawrinka, dijo que a pesar de que su pupilo ganó su segundo Grand Slam en Roland Garros, éste se mantiene impredecible semana tras semana.

Con su triunfo sobre Novak Djokovic en París, el suizo de 30 años subió al puesto cuatro de la clasificación mundial, la mejor posición en su carrera y que ya había alcanzado en 2014 luego de ganar el Australian Open. “Es muy interesante observar a Stan porque es un jugador del que nunca sabes qué esperar”, dijo Norman. “Esta semana vimos su grandeza, pero la próxima semana podríamos ver otra cosa”.

El sueco, quien llegó a la final de Roland Garros en el 2000, señaló que fue un gran paso para Wawrinka avanzar durante la primera semana en París. El año pasado, con los títulos de Australia y Montecarlo bajo el brazo, las expectativas sobre el suizo eran muy altas, pero terminó cayendo ante Guillermo García-López en primera ronda. Este año, derrotó en sets corridos a Roger Federer, superó en cinco sets a Jo-Wilfried Tsonga y dejó sin posibilidades a Djokovic en la final.

“Todos los días entrena muy fuerte y se compromete con el trabajo, por lo que me he ido a dormir muy contento”, indicó Norman. “Pero, conforme avanzaba en el torneo, sentí que si podía superar las primeras rondas, se convertiría en un peligroso y serio contendiente. Realmente nunca lo creí hasta que tuvo el primer ‘match point’. Pensé: ‘Ok, ahora sí puede ganarlo’”.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni