Logo-TennisLife

La pareja formada por la francesa Kristina Mladenovic y la húngara Timea Babos, primera sembrada en el dobles femenino, fue retirada el sábado del Abierto de Estados Unidos después de que autoridades sanitarias de Nueva York ordenaran a Mladenovic ponerse en cuarentena.

Mladenovic es uno de los participantes de este Grand Slam que tuvo contacto con el tenista francés Benoit Paire, quien fue retirado el fin de semana pasado, en la víspera del inicio del torneo, por dar positivo por coronavirus.

Autoridades de salud pública del condado de Nassau (Nueva York) decretaron que "todas las personas identificadas por tener un contacto cercano y prolongado con el jugador infectado, se pondrán en cuarentena en sus habitaciones", dijo en un comunicado la Federación de tenis estadounidense (USTA).

"Kristina Mladenovic es una de estas personas, y como la competencia de dobles femeninos ha comenzado, el equipo de dobles femenino de Kristina Mladenovic y Timea Babos ha sido retirado del Abierto de Estados Unidos", agregó.

Mladenovic, que había sido eliminada el miércoles en individuales en segunda ronda, y Babos debían enfrentar el domingo en la segunda ronda de los dobles a la canadiense Gabriela Dabrowski y la estadounidense Alison Riske en su búsqueda de su segundo título de Grand Slam de 2020, después de su victoria en el Abierto de Australia.

A Mladenovic y otra decena de tenistas que tuvieron contacto con Benoit Paire se les permitió competir en el US Open si se sometían a protocolos sanitarios reforzados y a una mayor restricción de movimientos.

El francés Adrian Mannarino, que forma parte de ese grupo, pudo jugar el viernes su partido de tercera ronda ante Alexander Zverev, en el que cayó en cuatro sets, después de que la USTA recibiera luz verde tras horas de duras negociaciones con autoridades.

Tras el partido ante Zverev, que comenzó con casi tres horas de retraso sin ninguna explicación oficial, Mannarino explicó que fueron funcionarios de la ciudad de Nueva York quienes les permitieron disputar el US Open pero el viernes intervinieron en el caso otras autoridades del estado de Nueva York.

"La ciudad me permitió el domingo jugar, pero el estado dijo que he estado expuesto a un caso positivo por lo que debería estar en cuarentena en mi habitación y no poder ir a la cancha y jugar mi partido hoy", explicó Mannarino el viernes.

Responsables del tenis, dijo el francés, hicieron unas llamadas para intentar cambiar esa decisión y lograron que el partido se pudiera disputar.

"Fue (un tema) político", dijo de su lado Zverev.

La USTA se limitó el viernes a a señalar que el retraso del partido se produjo por un "diálogo colaborativo con funcionarios de salud" respecto a "cuestiones médicas" que no especificó.

La intriga se profundizó aún más cuando el serbio Novak Djokovic dijo más tarde que había ocupado gran parte de la tarde hablando con sus contactos e incluso tratando de llegar hasta el gobernador de Nueva York para que no retiraran a Mannarino.

La sombra del coronavirus

La sombra del coronavirus ha sobrevolado la celebración del Abierto desde que todas las competiciones deportivas estadounidenses echaron el cierre en marzo ante el avance de la pandemia.

La USTA finalmente mantuvo en pie el Grand Slam pero cerrando las puertas a los espectadores y aplicando una serie de medidas de prevención para resguardar a los jugadores en la llamada "burbuja" de Nueva York, que comprende los hoteles sede y Flushing Meadows.

El pasado fin de semana, Benoit Paire (número 23 de ATP) fue excluido del torneo por dar positivo en un control de coronavirus y otros 11 tenistas fueron sometidos a una vigilancia reforzada.

Mannarino, Mladenovic y el resto de miembros de ese grupo -que incluía a los también franceses Richard Gasquet y Edouard Roger-Vasselin- se han tenido que someter a pruebas de coronavirus a diario, en lugar de cada cuatro días como el resto, y solo pueden abandonar sus habitaciones para desplazarse a Flushing Meadows.

Mannarino dijo el viernes que, con los nuevos protocolos, tendrá que mantenerse en cuarentena en su habitación durante toda una semana.

El resto del grupo, señaló, sigue también confinado con distintos periodos de cuarentena.

El pasado miércoles, tras ser eliminada en individuales, Mladenovic se quejó enérgicamente de las condiciones que se les aplicó pese a que ningún miembro del grupo dio positivo por covid-19.

"Es una pesadilla lo que estamos pasando aquí. Todo lo que quiero es ser libre de nuevo", dijo la jugadora sin poder frenar las lágrimas.

"Si hubiera sabido que jugar 40 minutos a las cartas, con una mascarilla, con un jugador (Paire) que dio positivo, pero que acabó siendo negativo, habría tenido estas consecuencias, nunca habría puesto un pie en este torneo", aseguró la francesa.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni