Logo-TennisLife

Ataques de ira

La ira es una emoción normal en el ser humano y es naturalmente expresada y experimentada durante la competencia deportiva. Sin embargo, la ira de forma crónica, excesiva, inapropiada y exagerada lleva a un mal comportamiento, una conducta antideportiva y experiencias no placenteras para los espectadores, los árbitros y los oponentes.

alt

Algunos individuos son propensos a tener problemas en controlar sus impulsos y tienen “ataques de ira”. Para todas esta personas enojonas, las consecuencias a largo plazo de la ira, frustración y hostilidad pueden ser: depresión, dificultad para relacionarse, y problemas con la ley, en el matrimonio, con la familia y en el trabajo.

Severos ataques de ira se pueden ver desde un jugador de club hasta un profesional. En un partido reciente de tenis, me sorprendí al observar el histérico y fuera de control comportamiento de un jugador, quién después de una combinación de una mala marcación, fallar unos tiros e ir abajo en el marcador, le gritó a tres jueces de línea diferentes, azotó su raqueta contra el suelo, la aventó contra la malla, botó intencionalmente una pelota fuera del estadio, rompió su raqueta contra el poste de la red y le dijo de groserías al árbitro.

Si les digo que fue alguien que juega en el Tour para veteranos, te apuesto a que sabrías quién es. Así es, se trata de John McEnroe. Tristemente, este gran atleta, leyenda del tenis y miembro del Salón Internacional de la Fama del Tenis puede que sea más recordado por su deplorable comportamiento en las canchas que por su tremenda habilidad atlética, habilidades tenísticas y múltiples campeonatos. Su lapso de ofensas ha durado casi 30 años, y si existiera el Salón Internacional de la Vergüenza, "Johnny Mac” sería el primero de la lista.

¿Qué lecciones podemos recoger de ver a McEnroe y a otros jugadores con serios ataques de ira?

Lección Uno: La ira extrema, la dificultad al controlar los impulsos y la actitud agresiva son comportamientos que indican un estado de ánimo o un desorden de personalidad. Aquellos que tiene estos síntomas no son malas personas, pero tienen un serio problema que debe ser evaluado profesionalmente y tratado psicológicamente con o sin medicamentos.

Lección Dos: Muchos ataques de ira no desaparecen o mejoran con el tiempo; suelen empeorar e incrustarse en la personalidad. Actuar a tiempo, aprender a controlarse y a manejar el estrés es importante. Negar, minimizar o ignorar el problema es la receta para un desastre.

Lección Tres: La gente enojona necesita reconocer como sus pensamientos negativos y creencias provocan su ira y aprender habilidades y métodos para cambiarlas. (“No es justo que hayas marcado la pelota fuera”, “No puede ser que esté jugando tan mal” “Cómo te atreves a cuestionar mi marcación” vs “Algunas cosas no son justas”, “Está bien que a veces no juegue muy bien”, “Otros tienen el derecho de estar respetuosamente en desacuerdo conmigo”).

Lección Cuatro: Las personas con ataques de ira necesitan establecer un límite y las consecuencias inmediatas de su comportamiento.

Penas y castigos están claramente fuera de las reglas del tenis. Los funcionarios y los padres necesitan seguir inmediatamente y consistentemente en orden para tratar de ayudar a esa persona enojona pueda manejarse mejor a sí mismo.

Lección Cinco: Recompensar y reconocerel buen comportamiento, el auto control y el deportivismo. Elogiar a los atletas antes y seguido por jugar con honor y respeto, además de controlar su temperamento bajo las circunstancias más complicadas. A nivel profesional, la recompensa significa dinero para un jugador que ha competido de manera ejemplar, el cuál puede ser donado por el jugador a la organización benéfica de su preferencia.

Lección Seis: Cuando observes severos ataques de ira en los mejores atletas o en celebridades, deja que se dispare tu compromiso de mantener tu control emocional.

Al final, “las leyendas” son personas y tienen fortalezas y debilidades. Reflejarse en sus comportamientos te puede dar la oportunidad de ser un mejor jugador de tenis y persona.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni