Logo-TennisLife

Wimbledon 2012, vuelve la tradición a la catedral

Tanto Roger Federer como Serena Williams recuperaron su tradición ganadora en Wimbledon y dejaron ver que su talento y potencia dista mucho de acabarse a pesar de ya ser unos “veteranos” de treinta años.

FEDERER RECUPERÓ SU “PASTO SAGRADO”

El suizo Roger Federer conquistó su séptimo Wimbledon y volvió a ser número uno del tenis mundial al vencer en la final al escocés Andy Murray, por 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4, en tres horas y 24 minutos.

Antes del comienzo del partido que terminó llevándose el suizo ante el escocés, ambos llegaban al encuentro por el título con diferentes sensaciones.

Murray quería ser el primer británico en ganar en SW19 desde Fred Perry en 1936 y por fin logar llevarse un Grand Slam, ya que sus dos vistas previas al partido definitivo, no ha podido ganar ni siquiera un set y ha caído ante Federer en 2 de 3 finales disputadas (en el US Open en el 2008 y en Australia en el 2010). A favor del escocés, sin embargo, tiene registro de 8-7 en sus enfrentamientos anteriores, ninguno de ellos en pasto.

alt

Aparte del público y el entorno emotivo para Murray, contaba como coach al gran Ivan Lendl, quién desde enero ha logrado en Andy mejoras en el saque, más determinación en la derecha y tener mayor concentración en los momentos claves de los partidos.

Los objetivos de Federer eran muy distintos. El helvético quería terminar la sequía en títulos de Grand Slam desde Australia en el 2010, y a punto de cumplir los 31 años, Roger tenía la posibilidad de volver al número uno e igualar los siete títulos en Wimbledon de su ídolo, Pete Sampras. A pesar del complicado partido que le iba a proponer Murray, Federer evitó enfrentar a su bestia negra en finales de Grand Slam, Rafael Nadal, quién fue sorprendido en segunda ronda por Lukas Rosol.

Andy Murray, semifinalista en las tres previas ediciones, entró con todo a la cancha, logrando un break de entrada, ante un Federer quien entró no tan precisó con en su semifinal ante Djokovic. Murray tuvo sus chances para irse 3-0 arriba pero Federer recompuso y recuperó el break. Murray volvió a quebrar en el 4-4 y cerró el parcial con potentes primeros saques. Al fin Andy había ganado un set en una final de Grand Slam y ante su gente.

Arrancó Federer algo más fino en el segundo set, como intentando dejar atrás la sucesión de errores no forzados en los momento claves del primero. Su servicio empezó a hacer daño, pero Murray mantuvo el ritmo y tuvo sus chances de break en el 2-2 y en el 4-4, pero no logró convertir dándole vida al suizo. Cuando el set parecía irse al tiebreak, Andy entregó inocentemente el servicio y permitió que el suizo con una volea se llevará el segundo set, antes de que cayeran las primeras gotas de lluvia y de cambiaran las condiciones de un partido en el Murray había estado más acertado.

El suizo recuperó sin embargo su potente derecha que tantos dividendos le había dado contra Djokovic y tras el intervalo mientras el techo se cerraba y bajo los reflectores de la cancha cubierta Federer se mostró implacable ante las condiciones tan perfectas que presentaba la pista central de la catedral.

La clave estuvo en el sexto juego del tercer set, poco después del parón por la lluvia, con el escocés al saque y 20 trepidantes minutos del mejor tenis visto en Wimbledon. Llegaron a iguales en 9 ocasiones, y a la sexta pelota de break Federer se llevó el saque y el ánimo del escocés.

Superado el tercer parcial del partido, el suizo pareció volar en la recta final, mientras Murray daba síntomas de fatiga física y mental, y solo le basto al de Basilea un break en el cuarto set para entrar en los anales de la historia.

“Felicito a Roger, quien a sus 30 años (risas) y de tener problemas con su espalda, jugó a un alto nivel. Realmente te lo mereces. Agradezco a mi gente, a quienes ofrezco una disculpa por no voltearlos a ver, y a todos ustedes amigos”, comentó Andy después de un rato de contener las lágrimas y tomar aliento para expresar sus sentimientos.

“Andy, has sido muy consistente y ya mereces ganar un Slam y espero sea Wimbledon. Jugué de manera extraordinaria los últimos dos encuentros. Nunca deje de creer en mi tenis y se siente bien volver a triunfar en un Slam, ganar mi séptimo título aquí, recuperar el número uno y que mis hijas me vean triunfar”, aseveró un emocionado y feliz Federer.

Federer se une a William Renshaw y Pete Sampras como los únicos ganadores en siete oportunidades en el All England Club, sumando éste a sus triunfos de 2003-2007 y 2009. Tiene una marca de 66-7 en el Grand Slam sobre césped y disputó su octava final, con una única derrota ante Rafael Nadal en 2008.

Federer también extendió su propio record, con 17 Slams. Fue la primera corona de Grand Slam desde que derrotó a Murray en la final del Abierto de Australia el 2010. Su primer Slam lo consiguió en Wimbledon 2003.

Federer igualará además la marca de Sampras de 286 semanas en la primera casilla. A los 30 años y 335 días, será el segundo jugador de mayor edad en llegar al No. 1 del ranking, tras Andre Agassi, quien lo consiguió con 33 años y 131 días. Fue destronado del primer puesto por Nadal por primera vez en agosto del 2008 y luego en junio del 2010.

Por otra parte, en el dobles, si hubo un ganador local, ya que la pareja formada por el británico Jonathan Marray y el danés Frederik Nielsen se impusieron en la final del dobles de caballeros a la dupla formada por el sueco Robert Lindstedt y el rumano Horia Tecau por 4-6, 6-4, 7-6(5), 6-7(5) y 6-3 en tres horas y 20 minutos.

Después de ganar a los segundos favoritos y defensores del título en semifinales, los estadounidenses Bob Bryan y Mike Bryan, Marray y Nielsen se convirtieron en los primeros tenistas en toda la historia del torneo en ganar con un wild card.

Murray se convirtió el primer jugador local campeón de dobles Wimbledon desde 1936, cuando Pat Hughes y Raymond Tuckey se llevaron el título. Nielsen es el primer danés en ganar un título de Grand Slam en singles o dobles de caballeros, ya que su abuelo Kurt Nielsen, quien fuera finalista de singles en Wimbledon en 1953 y 1955, ganó junto a Althea Gibson el dobles mixto del US Open 1957.

SERENA IMPONE SU POTENCIA

La estadounidense Serena Williams ganó Wimbledon por quinta vez al superar a la polaca Agnieszka Radwanska en tres sets, por 6-1, 5-7 y 6-2.

El partido empezó con un domino abrumador de Williams, quién dominó tanto con su servicio como en el fondo de pista frente a una rival anonadada por el escenario.

Radwanska, de 23 años y número 3 mundial de la WTA, disputó su primera final de un grande tras haber brillado en torneos de menos prestigio, sin llegar a superar nunca los cuartos de final de un Grand Slam.

alt

El público aplaudió con pasión cuando la polaca, quién sufría de los estragos de una infección en la garganta, cuando ganó su primer juego. Después el partido fue interrumpido por la lluvia tras el primer set, favorable a la estadounidense por 6-1, y pudo reanudarse 20 minutos más tarde.

De vuelta al terreno de juego, Radwanska empezó a reaccionar con mayor precisión y consistencia desde el fondo de la cancha, lo que obligó a la menor de la Williams a cometer errores y terminó llevándose el parcial.

Sin embargo, Serena empezó muy bien el tercer y definitivo set y pronto tomó ventaja para acabar llevándose el partido y la final en dos horas y dos minutos de juego.

“Apenas puedo describir lo que siento en estos momentos. No imaginé que podría volver a ganar aquí”, dijo Williams, muy emocionada, en el momento de recoger el trofeo.

“Viví las dos semanas más bonitas de mi carrera”, dijo Radwanska tras la finalización del partido, donde no pudo contener las lágrimas.

Este fue el título 14 de Grand Slam para la menor de las Williams, de 30 años. El último que consiguió fue en Wimbledon 2010.

Serena iguala con cinco triunfos a su hermana Venus en Wimbledon. Entre las dos jugadoras suman un total de 10 títulos ganados de los últimos 13 en juego en el All England Club.

Serena logró el doblete haciendo mancuerna con su hermana Venus, conquistando por quinta vez Wimbledon para llegar a 13 títulos de Grand Slam.

Las hermanas Williams que no obtenían un título en dobles desde Madrid 2010, se impusieron a la pareja checa formada por Andrea Hlavackova y Lucie Hradecka por 7-5 y 6-4.

Al final de dos semanas de excelso tenis en la catedral, Roger y Serena reclamaron su lugar en la historia del tenis y de Wimbledon, mientras que Murray, a pesar de lo dolorosa de esta derrota, sabe bien que el título de Grand Slam, está cerca, muy cerca y Radwanska demostró que puede competir en el más alto nivel.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni