Logo-TennisLife

Murray y Williams, campeones del US Open 2012

Después de no lograr el título en cuatro finales previas, (US Open 2008, Australia 2010 y 2011 y Wimbledon 2012) el escocés Andy Murray, tercer sembrado, se pro­clamó campeón del Abierto de Estados Unidos al vencer en la final masculina por 7-6 (12-10), 7-5, 2-6, 3-6 y 6-2 al serbio Novak Djokovic, segundo cabeza de serie, y consiguió así su primer título de Grand Slam como profesional. Murray en semis se había impuesto a Tomas Berdych, (verdugo en cuartos de final de Roger Federer) mientras que ‘Nole’ se había impuesto a David Ferrer.

De esta forma, Murray rompió un maleficio para el tenis británico de 76 años sin conseguir un título de Grand Slam, desde que también lo hiciera Fred Perry en Nueva York. Andy tam­bién se convirtió en el cuarto jugador después de Lindsay Davenport, Andy Roddick y Stefan Edberg en ganar el US Open a nivel junior y profesional.

El partido, que duró cuatro horas y 54 minutos, se quedó a sólo tres de empatar la final de mayor duración en la historia del Abierto de Estados Unidos.

En la final, (la quinta jugada de manera conse­cutiva en lunes por las inclemencias del clima) los nervios fueron factor desde el principio del encuentro, ya que fuertes ráfagas viento forza­ron a ambos jugadores para ambos jugadores con errores no forzados y no poder sacar con la potencia necesaria.

Murray se llevó el primer parcial después de seis set points y en una hora y 27 minutos de acción. Andy sintió una gran confianza después de tan apretad o primer set e inició la segun­da manga de forma arrolladora para romperle dos veces el saque a Djokovic, que seguía sin tener control del juego y el viento reinante de nuevo en la cancha del Arthur Ashe para nada le beneficiaba.

alt

Pero la clase y garra segundo del mejor jugador del mundo volvió a quedar demostrada al no darse por rendido y luchó como si estuviese adelante en el marcador hasta romperle tam­bién dos veces el saque a Murray e igualar el marcador a 5-5. Sin embargo, Murray reaccionó para mantener su servicio y quebrara a Djokovic para llevarse el segundo parcial. El gran anhelo de conseguir el primer título de Grand Slam estaba más cerca, pero todavía le quedaba lo más difícil, superar la presión y cerrar el partido ante un Novak que para nada estaba muerto, sino todo lo contrario.

‘Nole’ comenzó el tercer set a tambor batiente rompiéndole el servicio a Murray dejando en claro que estaba preparado para luchar con todo, y aunque el escocés intentó recomponer su juego, comenzó a cometer demasiados erro­res no forzados y Djokovic elevó su nivel para llevarse el parcial.

Los gritos de los aficionados eran el bálsamo que necesitaba el serbio para la recuperación, y como lo hizo en la tercera manga, inició el cuarto set con un rompimiento al saque de Murray, que seguía sin capacidad de reacción y vio como Djokovic igualaba en sets la final.

Para el quinto parcial, parecía que el momento estaba del lado de ‘Nole’, pero Murray se veía confiado, tal vez gracias a la mano del que ha sido su entrenador este año, Iván Lendl, comenzó que­brándole el saque y luego en un reñido segundo juego mantuvo el suyo, dándole la confianza que no tuvo en los dos anteriores parciales.

El camino hacia el título comenzaba a estar más claro para el de Dunblane, ya que en el tercer juego de nuevo le rompió el saque a Djokovic, que comenzó a sentir el esfuerzo físico realizado para igualar el marcador y cometió errores sin forzar que le alejaban de lograr un regreso histórico.

Aunque Novak en el cuarto juego de nuevo sacó su linaje de campeón y consiguió romperle el saque a Murray, pero el escocés sirvió excepcio­nalmente en el sexto para luego en el séptimo quitárselo de nuevo a Djokovic, que al concluir el juego pidió la asistencia del fisioterapista.

La acción no gustó nada a los aficionados neo­yorquinos que comenzaron a abuchearlo hasta que ambos volvieron a la pista y Murray con su saque selló una victoria histórica que presencia­ron Sir Sean Connery y Sir Alex Ferguson.

Las estadísticas del encuentro dejan a Murray con 31 golpes ganadores y 56 errores no forza­dos, en comparación a los 40 y 65 de Djokovic, que aprovechó 9 de 18 break points por 8 de 17 para Murray.

Djokovic subió más y mejor a la red para conse­guir 39 puntos de 56 intentos por 16 de 24 de Murray, que hizo cinco aces con cuatro dobles faltas, mientras que el serbio logró siete aces y cometió cinco dobles faltas.

“Es algo maravilloso haber superado a un rival como Novak, que luchó hasta el final y además hacerlo en estas condiciones, nada favorables para el juego”, comentó Murray. “El triunfo tiene doble valor y me siento orgulloso de lo conse­guido.

Murray dio las gracias a todos los que le habían apoyado y en espacial a su coach, Ivan Lendl, que al final pudo esbozar una tímida sonrisa, y reconoció que después de los triunfos conse­guidos en los Juegos Olímpicos de Londres y en el Abierto de Estados Unidos se sentía lleno de “satisfacción y felicidad”.

Murray, que se llevó un premio de 1.9 millones de dólares, era hasta ahora el segundo tenista desde el inicio de la Era Abierta en 1968 que había perdido las cuatro primeras finales de Grand Slam que disputó; el otro es Lendl, su coach.

“Felicito a Andy por el triunfo conseguido”, declaró Djokovic, que no pudo revalidar el título de campeón que ganó el año pasado cuando venció al español Rafael Nadal. “Ha sido un gran partido y espero que los aficionados hayan dis­frutado al máximo”.

Djokovic, que no pudo ser el primer tenista desde 1949 en remontar dos sets en contra en la final del Open cuando lo consiguió el estadounidense Pancho González, reiteró que lo había dado todo en la cancha.

‘Nole’, que a pesar de la derrota, quedó como campeón de la serie US Open para llevarse un premio extra 500 mil de dólares a los 950 mil de su cheque de finalista, dijo sentirse muy satis­fecho con lo conseguido y le dio las gracias a todos los que le habían apoyado.

Por primera vez desde 2003, cuatro jugadores distintos se llevaron los títulos de Grand Slam. Djokovic se llevó Australia, Rafael Nadal, Roland Garros; Roger Federer, Wimbledon y Murray, el US Open. En 2003 Andre Agassi se llevó Australia, Juan Carlos Ferrero, Roland Garros; Federer, Wimbledon y Andy Roddick, el US Open.

SERENA SOLO PASÓ APUROS EN LA FINAL

Solo hasta el partido por el cetro, Serena Williams fue exigida en el Open 2012, pero reaccionó con gran aplomo y determinación.

A dos puntos de caer derrotada, Williams se la ingenió para llevarse los últimos cuatro juegos para vencer 6-2, 2-6, 7-5 a Victoria Azarenka y así conquistar su cuarta corona en Flushing Meadows y su título número 15 de Grand Slam.

Azarenka, número uno del mundo, opuso muy poca resistencia en el primer parcial ante el poderío de la tenista norteamericana, oro en singles y dobles en Londres y ganadora de Wimbledon. A pesar de la contundencia de Serena, la estadounidense salió con errática en el segundo set y perdió el saque de inicio. La bielorrusa por su parte no quería irse rápido y utilizó todas sus armas para contrarrestar a Serena, quién perdió su concentración y pre­cisión, dejando que ‘Vika’ se llevará el segundo parcial y que todo se definiera en el tercer set. En el set final, ambas guerreras dieron todo su tenis. Primero, la número uno del mundo tuvo que sudar para evitar que se repitiese lo ocurrido en el primer parcial, y salvó su primer turno al saque. Después fue la norteamerica­na la que estuvo contra las cuerdas y, a pesar de que salvó una primera bola de rompimien­to con su poderoso saque, no pudo con la segunda y perdió su servicio. Sin embargo, Serena recuperó y empató a dos juegos.

alt

La reacción de Serena fue tan solo una ilu­sión, ya que seguía sin recuperar su forma del primer set. De esta forma, Azarenka sacó 5-3 para cerrar el partido, pero Serena sacó la mejor de su repertorio y se llevó cuatro juegos de forma consecutiva para ganar el campeonato.

“Es algo increíble, todavía no me lo puedo creer, lo que he logrado en estos últimos meses, pero sobre todo ser de nuevo cam­peona en Nueva York, algo maravilloso, único”, declaró la menor de las Williams tras el triunfo .

Esta fue la primera final femenina del US Open que se define a un máximo de tres sets desde 1995.

Y Williams se convirtió en la primera juga­dora mayor de 30 años en ganar el cetro en Flushing Meadows desde que lo hiciera Martina Navratilova en 1987 y también la que conquista los cetros de Wimbledon y el US Open en la misma temporada desde que ella misma lo consiguiera hace una década.

También igualó a su hermana Venus (2000) y a Steffi Graf (1988) en ganar Wimbledon, Olímpicos y US Open en el mismo año.

DOBLES

En dobles, los gemelos Bob y Mike Bryan se llevaron el cetro al imponerse por 6-4 y 6-3 al binomio compuesto por el hindú Leander Paes y el checo Radek Stepanek. Este fue el doceavo título de Grand Slam para los estadounidenses, dejando atrás a los ‘Woodies’, los australianos Mark Woodforde y Todd Woodbridge, para con­vertirse en los máximos ganadores en la Era Abierta. En damas, Sara Errani y Roberta Vinci de Italia se impusieron a las checas Andrea Hlavackova y Lucie Hradecka por 6-4, 6-2. Este fue el segundo título de Grand Slam para las ita­lianas, ya que también impusieron condiciones en Roland Garros.

Y así concluye el US Open 2012, con un nuevo campeón de Grand Slam que demostró que ya está para cerrar torneos importantes, y que logra también que Fred Perry al fin descanse en paz; y con una campeona, que si juega sin lesio­nes y enfocada, difícilmente alguien le podrá arrebatar un título grande.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni