Logo-TennisLife

¿A quién le gusta perder? La respuesta parece obvia: a nadie. A los seres humanos siempre nos desagradan las cosas que no sabemos hacer y perder es una de ellas; desde niños se nos enseña qué debemos hacer cuando ganamos y cómo sublimar las emociones que produce una victoria: se nos enseña a festejar, a disfrutar, a presumir, a sentirnos felices, etcétera.

Sobre perder, en la mayoría de los casos nadie nos dice nada. La derrota es un tabú, algo vergonzoso de lo que no debe hablarse; quien pierde es un fracasado, un loser; un verdadero incompetente. Las cosas que aprendemos sobre la derrota se nos enseñan en un lenguaje negativo: no llores, no te enojes, no hagas esto, no hagas lo otro, en fin. Entonces ¿qué sí debemos hacer?

En tenis, aprender a perder es un asunto obligatorio por dos razones: porque jugar con personas que sean mejores que nosotros, y en consecuencia nos ganen es indispensable para mejorar; y porque es un deporte en el que siempre se pierde, en todos los niveles y categorías, incluso los mejores jugadores del mundo lo hacen: Federer, Nadal, Murray y Djokovic pierden. La mayoría de los tenistas Top-100 pierden cada semana, la única forma de no hacerlo es ganar el torneo, y esto no siempre es posible.

Aprender a perder es un proceso difícil para muchos, significa aprender a callar a muchos fantasmas que llevamos dentro de nosotros, frases e imágenes que nos persiguen dentro y fuera de la cancha; dentro de ella nos impiden dar nuestro máximo rendimiento y fuera son un obstáculo para tomar lo mejor de cada partido. A continuación viene una pequeña lista, pero existen muchas más, la idea es identificar cuáles son aquellas que nos siguen para aprender a silenciarlas.

1.- “Si pierdo es porque soy malísimo”: Aquí no hay jugadores buenos ni malos, sólo unos con capacidades más desarrolladas que otros. Perder es una oportunidad para ubicar qué falló y en que cualidades es necesario concentrarse.

2.- “No debí haber perdido”: Para deshacernos de este pensamiento es indispensable aprender a dar lo mejor de nosotros en cada partido. Cuando estás acostumbrado a dar el cien y estás seguro haber hecho tu mejor esfuerzo, este pensamiento no pasará por tu cabeza. Si perdiste es porque alguien fue mejor que tú o porque no te encontrabas en un buen momento técnico, físico o mental, así que a trabajar. Punto.

3.- “Si sigo perdiendo mejor me retiraré”, o también “No soy bueno mejor me dedicaré otra cosa”: Si últimamente has perdido mucho es buen momento para sentarse a ver qué está fallando y cambiarlo, como dijo Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre los mismo.

4.- La gente me criticará: Esto es algo que sucederá siempre, ganes o pierdas, ¿acaso nunca has escuchado a personas criticar como juega Nadal o como grita Sharapova? Esto pasa todo el tiempo, lo mejor es aprender a no hacer caso y dejar ir todas aquellas opiniones negativas que no aportan nada para nuestro nivel de juego.

Andrea Flores juega tenis desde los 10 años de edad. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la UNAM y sigue compitiendo en el Circuito Amateur y torneos pro de la ITF. También ha acreditado algunos cursos de entrenamiento deportivo.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni