Logo-TennisLife

La francesa Alizé Cornet estalló contra la organización del Australian Open. “No somos robots, no somos fichas que pones a jugar en una pista”, denunció la tenista, que dio el susto en la jornada del viernes al sufrir un golpe de calor durante su partido de tercera ronda.

Cornet perdió ante la belga Elise Mertens, 7-5 y 6-4, en un encuentro programado al mediodía, cuando la ola de calor que ha azotado a Melbourne esta semana ha causado estragos en las canchas del primer Grand Slam del año. Con 40°C sobre la pista, Cornet no soportó el golpe de calor, se tiró al suelo y pidió la asistencia médica.

Los responsables del torneo, sin embargo, no han aplicado en ningún momento la regla por calor extremo. Ante una constante en los últimos años, los organizadores frecuentemente recurren a la medición de temperatura, humedad y velocidad del aire para valorar las condiciones y optar por la suspensión en las canchas exteriores y los tres estadios (Rod Laver Arena, Margaret Court y Hisense).

Cornet, sin embargo, concluyó el partido. Salieron a socorrerla la doctora y la "trainer". Controlaron su pulso, la refrescaron con hielo, y a los pocos minutos, siguió jugando.

“Quizás haga falta que nos unamos los jugadores y provoquemos un boicot. Si no, es como si el torneo estuviera esperando a que hubiera un drama de verdad para cambiar su política”, declaró Cornet.

Rafa Nadal ya había avisado el miércoles que no había que poner en riesgo la salud de los tenistas. Él tuvo la fortuna de enfrentarse a Damir Dzumhur en sesión vespertina, sin tanto calor, pero avisó después, tras lo sucedido con Cornet, que “no es nada bonito ver a los jugadores sufrir de esta manera. Es demasiado y puede ser muy peligroso.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni