Logo-TennisLife

El torneo de tenis Miami Open se mudaría de Key Biscayne al Hard Rock Stadium en Miami Gardens en 2019 bajo un acuerdo que eventualmente incluiría un subsidio anual de un millón de dólares por parte del condado en un acuerdo existente que paga a los Miami Dolphins hasta $5 millones anuales.

Los comisionados de Miami deben aprobar el acuerdo, pero la empresa matriz del Miami Open ya ha firmado un trámite con la administración del alcalde Carlos Giménez para hacer de 2018 el último año del torneo en Key Biscayne. Como es sabido, desde hace tiempo los organizadores del torneo han querido construir más instalaciones en Crandon Park para aumentar los ingresos, pero las reglas existentes impiden la expansión.

Mientras Gimenez respalda la expansión, un acuerdo legal vinculado a la familia Matheson, que una vez fue propietaria de la zona, ha frustrado el esfuerzo de expansión, y los tribunales rechazaron las demandas del torneo para anular las reglas. Los ejecutivos del torneo han prometido abandonar Key Biscayne sin ampliar sus instalaciones.

Por su parte, el dueño de los Dolphins, Stephen Ross, ha añorado desde hace algunos años agregar tenis y futbol a los eventos que su estadio puede albergar. Para esto propone construir una instalación de $53 millones de dólares en el espacio que actualmente ocupa el estacionamiento, mientras que el mismo Hard Rock Stadium se convertiría en uno de los mayores escenarios tenísticos del mundo (su capacidad total es de 65,326 espectadores).

El acuerdo pondría fin a una de las tradiciones más antiguas de deportes profesionales en el área de Miami. Conocido antiguamente como el Campeonato Internacional Lipton, el torneo de tenis debutó en Key Biscayne en 1987 - casualmente, ese fue el mismo año en que los Dolphins comenzaron a jugar en lo que entonces se llamaba Joe Robbie Stadium - y atrajo espectadores de todo el mundo al estado de Florida. Si todo sale según lo planeado, el torneo final de Key Biscayne será en marzo de 2018 y luego cambiará al estadio en Miami Gardens.

Los organizadores, bajo el respaldo de IMG, aseguran que sin instalaciones más grandes, no pueden ofrecer el dinero del premio que mantiene a los jugadores estrella en el Miami Open.

En 2014, la comisión del condado acordó pagar a los Dolphins hasta $ 5 millones al año en bonos por grandes eventos deportivos a cambio de que Ross financiara de manera privada una renovación de más de $400 millones del estadio. El acuerdo de 20 años paga $4 millones por un Super Bowl y menos por eventos más pequeños. Según el acuerdo, en la agenda para la reunión de la comisión del 5 de diciembre, el torneo de tenis reubicado calificaría por $1 millón para el límite de $5 millones de cada año. Los pagos comenzarían en 2024 y se espera que sumen $13 millones.

En un memorando, Giménez dijo que el condado y el dueño del torneo han firmado un acuerdo de rescisión del alquiler original de Crandon en 1986. A cambio de irse antes de que expire el arrendamiento en 2023, el torneo le pagará al condado $1.3 millones y acordará no abandonar Miami por 20 años.

Su nota muestra que el condado pierde dinero cada año como anfitrión del torneo, con parques que necesitan alrededor de $1 millón al año para cubrir los gastos del evento.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni