Logo-TennisLife

La tenista rusa Ekaterina Bychkova ha concedido una entrevista a Eurosport, medio en el que comenta partidos, y no ha dejado títere con cabeza. Desde luego, nadie podrá acusarle de no dar titulares, ya que ha hablado de la homosexualidad en el tenis, de lo que fuman algunos jugadores y de lo que le gusta la fiesta a otros. No se explica cómo aún así pueden ser mejor que ella, que ya no disputa partidos regularmente, aunque no se ha retirado de forma oficial.

A los 31 años, se dedica mayoritariamente "al arte y la fotografía" además de dar clases de tenis en una academia. Sin ningún tipo de pudor, ha afirmado que "el español David Ferrer fumaba antes casi un paquete de tabaco al día. No entiendo cómo luego podía correr. Algunas tenistas belgas también fuman y beben. Me quedé sorprendida de que luego jugaban mejor que yo". Sonríe y añade que "a veces es necesario relajarse. Ir a la discoteca, fumar... y no hablo sólo de un cigarrillo".

Otro al que critica es Stanisla Wawrinka, al que tilda de "juerguista". "En cada torneo, iba a todas las fiestas. No sé cómo hacía para levantarse al otro día y poder jugar. He oído hablar mucho de las aventuras de Stan en San Petersburgo".

En cuanto al circuito femenino, se desata al hablar de la orientación sexual de las jugadoras. "En el tenis hay un montón de mujeres lesbianas, una de cada diez aproximadamente". Recuerda que en los vestuarios "me enfadaba porque estaban todo el tiempo mirando. Me da igual con quién duerman, pero que no me miren y se entrometan en mi espacio privado", asegura de una forma bastante irrespetuosa. La rusa se atreve incluso a decir varios nombres como "Rennae Stubbs, Lisa Raymond, Eleni Danilidou, Casey Dellacqua, Carla Suárez...".

No sólo a los tenistas ha atacado Ekaterina Bychkova, también a varios países con lindezas como esta: "Fui a la India por primera y última vez en 2006. No volveré a ir nunca jamás. No hay saneamiento. Las personas no se duchan y duermen en la calle. Los hoteles tienen esos ventiladores antiguos colgados en el techo, totalmente negros porque no se han lavado desde que se colgaron. Existen muchos leprosos allí. Gente sin brazos, sin piernas... las infecciones se han multiplicado y la gente nace ya con defectos".

Por último, admite que "me propusieron amañar un partido y dije que no", pero niega que el tenis esté manchado por el dopaje de forma habitual: "Nunca utilicé nada para doparme y no escuché a nadie que lo hiciera", finaliza.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni